Fisioterapia del Suelo Pélvico

 ¿En qué consiste el tratamiento del Suelo Pélvico?

  1. Técnicas manuales: mediante tacto unidigital o bidigital vaginal o anal, se encuentran las diferentes técnicas de masaje, estiramiento, miofasciales o de movilidad articular con el fin de flexibilizar tejidos, mejorar la propiocepción (percepción una misma), la activación muscular y la circulación entre otras.
  2. Técnicas instrumentales: se utilizan como complemento para eliminar  dolor, las adherencias o mejorar la activación de la musculatura. Las técnicas más habituales son:
    • Biofeedback: es un aparato que nos da información visual o auditiva de la actividad de la musculatura del suelo pélvico (Intensidad y duración) y al mismo tiempo se utiliza para la toma de conciencia de la contracción muscular y aprender a relajar la musculatura.
    • Electroestimulación: se utiliza para dos aplicaciones principalmente la inhibición vesical y la activación muscular, pero también se emplea con fin analgésico para disfunciones de suelo pélvico que cursan con dolor.
    • Bolas chinas: es un dispositivo que se usa para el aumento de tono o de fuerza muscular. ¡Mucho ojo porque no en todos los casos están indicadas! Antes de empezar a usarlas se debe realizar una valoración previa del estado del suelo pélvico.
    • Ejercicios de contracción voluntaria de suelo pélvico Kegel: sirven para fortalecer los músculos que cierran los esfínteres y sujetan los órganos de la pelvis.
    • Reeducación postural ante esfuerzos: son ejercicios de movilización de pelvis, columna, tórax y miembros inferiores que se van integrando en gestos cotidianos como cargar peso, toser o sentarse/levantarse de una silla con el fin de conseguir una posición neutra en esfuerzos que suponen un riesgo para el suelo pélvico.
  3. Entrenamiento abdominopélvico mediante ejercicios hipopresivos (entre otros) sirven para fortalecer la musculatura del abdomen y del periné, y al mismo tiempo reposicionar las vísceras abdominopélvicas.

¿Se recupera el suelo pélvico con el “stop pipí”?

¡NO! No sólo no se recupera, sino que es una técnica totalmente CONTRAINDICADA  salvo como test momentáneo de valoración.

Una vez iniciada la micción, retener el “pipí” puede provocar importantes perjuicios y afectar a los mecanismos reflejos que ayudan al funcionamiento adecuado de la vejiga y empeoramiento de los síntomas de urgencia miccional.

 

Me queda claro como se trata el suelo pévico, pero ¿Exactamente qué es “eso del suelo pélvico”?

Pincha aquí y aprende más sobre él y sobre las lesiones que le afectan.

Además te invitamos a que conozcas a Ana Luz Dianez, nuestra fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, pinchando aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *